En Argentina sólo 1 de cada 3 niños elige snacks saludables
  
Nueve de cada 10 argentinos, entre ellos los niños, snackea, pero sólo uno de cada tres elige una opción saludable. Así concluyó un estudio Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (CESNI), presentado en el marco del Congreso Nacional de Pediatría, realizado en Córdoba.

Las tasas de obesidad infantil son preocupantes: según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 42 millones de niños menores de 5 años padecen sobrepeso u obesidad. Esta problemática mereció el debate de profesionales en el congreso, donde se analizaron los hábitos de ingesta de la población infantil. Entre estos hábitos, el snackeo o el comer entre horas, se observó como una oportunidad para que los chicos puedan incorporar hábitos saludables.

“El 80% de los argentinos ingiere alimentos entre las cuatro comidas principales, es decir, snackea, y ese porcentaje también se observa en la población infantil", indicó la Lic. María Elisa Zapata, Magister en Nutrición Humana y Calidad de los Alimentos e investigadora adjunta del CESNI, institución que llevó adelante la investigación “Patrones de snackeo de la población argentina”.

Según este estudio –realizado en base al registro de ingesta de una semana de 1.350 personas- el patrón es similar en todos los grupos etarios, es decir, adultos, adolescentes y niños. Por lo general, la tarde y la mañana son los momentos preferidos para el consumo de un snack.

“Esta es una práctica frecuente que está instalada en la población. Puede ser un hábito positivo o negativo, dependiendo de las elecciones. Lo que debe considerarse es la densidad nutricional de lo que comemos ya que el snackeo representa entre el 10 y 15% de nuestras calorías diarias”, indicó la Lic. Zapata.

“Lo que observamos es que sólo un tercio de la muestra analizada optó por snacks saludables. El desafío es promover la incorporación de hábitos saludables en los 2/3 de la población restante”, recomendó.

Hay vasto consenso entre los especialistas respecto de los snacks que se deben ingerir: los de alta densidad nutricional. Es decir, aquellos que aporten numerosos nutrientes (calcio, vitaminas, hierro, zinc, proteínas de alta calidad) en relación a su valor energético o calórico. En este contexto, la nutricionista destacó la importancia de educar en qué alimentos elegir.

“Los chicos tienen que saber que hay productos que no son saludables, que los tienen que restringir y no consumir a diario. Los alimentos lácteos fortificados, las frutas, las verduras, y los cereales de grano entero son buenas opciones para el momento del snack. Los lácteos aportan proteínas, calcio, grasas adecuadas y de calidad. Hoy los encontramos además fortificados con calcio, vitamina D, Hierro, Zinc, Vitamina A, que son nutrientes críticos de la población infantil”, indicó.

Pero el gran desafío es cómo crear hábitos de alimentación en los niños menores de 5 años y cómo reeducar hábitos en los chicos de mayor edad. ¿Qué pueden hacer los padres para que sus hijos aprendan a distinguir entre aquello que es saludable y aquello que no lo es? Los especialistas coinciden y enfatizan: las prácticas que se dan en el hogar son fundamentales. Es clave que los padres estén atentos a la densidad nutricional de los alimentos que sus hijos consumen.

“Los padres tienen un rol muy importante porque deben estar atentos a qué comen los chicos y cuándo lo comen. Son quienes tienen que identificar si los chicos comen por hambre, por alguna emoción o por aburrimiento”, señaló la licenciada en psicología Valeria Luski, coordinadora del área infanto juvenil de la Clínica Dr. Cormillot.

Los padres son los que modelan los hábitos de alimentación, son ellos quienes hacen las compras y deciden qué es lo que se come en una casa. La psicóloga señaló que hay diversas estrategias para crear mejores hábitos, por ejemplo, es importante que los chicos tengan acceso a alimentos saludables y que éstos estén a la vista, ya sea en la heladera o en una frutera.

“El acceso y la visibilidad favorecen el consumo. Además, los papás tienen que comer lo mismo que les proponen a sus hijos, porque si ellos no lo consumen tampoco lo harán sus niños. También es importante que los chicos participen de la compra y de la cocción de los alimentos. Y es clave repetir la exposición: si un chico no come algo que le estoy proponiendo, no hay que desecharlo, sino volver a ofrecérselo para que adquiera el gusto. Realizar por otra parte diferentes preparaciones de un mismo alimento, facilita su incorporación,” aconsejó la Lic. Luski.

Pero no sólo los padres ocupan un rol clave en la alimentación de los chicos, la escuela también tiene un rol fundamental. “El espacio escolar debe propiciar hábitos saludables, ofreciendo opciones como frutas frescas, alimentos lácteos fortificados, frutas secas y jugos de fruta naturales”, concluyó la especialista.
 
Director, Propietario y Periodístico:
Daniel Márquez Braga. RNPI: 5156854
Sgo. del Estero 2957 (B1640HMI)
Martínez, Buenos Aires.
Tel.: 15 6123 4316 | editorial@buenapraxis.com
Seguinos
BUENA PRAXIS. El Periódico de la Salud © Todos los derechos reservados. web design Triliton