En Argentina una de cada tres mujeres mayores de 50 años sufre de osteoporosis
  
20 de octubre el Día Mundial de la Osteoporosis

La osteoporosis es común ya que 1 de cada 3 mujeres mayores de 50 años en la Argentina sufre de osteoporosis, número que además actualmente se encuentra en ascenso. Este grupo etario, luego de la menopausia, comienza con alteraciones hormonales que aumentan el riesgo de osteoporosis y de sufrir fracturas, de la cuales las más comunes son la de muñeca, fémur y columna, que terminan afectando el estado de salud y la vida diaria de la persona, y también generan un gran aumento en los gastos al sistema de salud.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la osteoporosis a partir de 1991 como una “enfermedad caracterizada por la baja masa ósea y el deterioro micro estructural del tejido óseo, que lleva a una fragilidad ósea y al consiguiente aumento del riesgo de fractura”. El término osteoporosis significa “hueso poroso”. Si se mira bajo microscopio un hueso sano podemos ver la estructura del mismo que se asemeja a un panal de abejas. Cuando esta afección ocurre lo que se ve es que los agujeros y espacios son cada vez más grandes, generando que el hueso tenga una menor densidad y sea más frágil.

Factores de riesgo
Entre los factores predisponentes, además de la edad y el sexo, se encuentran el sedentarismo, el bajo consumo de calcio en la dieta, el tabaquismo y el consumo de alcohol. Si se realizan modificaciones en la rutina y en el estilo de vida de la población, tales como mantener una dieta sana y balanceada, realizar una actividad física de manera frecuente y evitar el consumo de alcohol y tabaco, se puede disminuir significativamente la prevalencia de esta enfermedad y evitar sus importantes complicaciones.

La actividad física para aumentar la calidad ósea
En cuanto a la actividad física, múltiples estudios han demostrado que los pacientes sedentarios presentaban un mayor riesgo de osteoporosis, mientras que en los que realizaban actividades físicas de intensidad moderada se podía ver una disminución de la misma.

Los tipos de ejercicio como la caminata, entrenamientos que incluyan saltos y resistencia generan un aumento del stock óseo del cuello del fémur, mientras que los entrenamientos de resistencia y levantamiento de peso generan un aumento en la calidad ósea a nivel de la columna vertebral.

La osteoporosis es una enfermedad silente, ya que no ocasiona síntomas que lleven al paciente a la consulta antes de sufrir las consecuencias. Por lo tanto, se recomienda realizar la consulta periódica con su médico de cabecera para que a partir de los 50 años, además de los controles periódicos de salud, se le sume el estudio de la calidad ósea para entonces determinar en base a esto el tratamiento más adecuado y la conducta a seguir.


Dr. Alberto Muzzio - M.N. 136.635
Miembro y encargado del sector de lesiones deportivas del Servicio de Ortopedia y Traumatología del Hospital Alemán
 
Director, Propietario y Periodístico:
Daniel Márquez Braga. RNPI: 5156854
Sgo. del Estero 2957 (B1640HMI)
Martínez, Buenos Aires.
Tel.: 15 6123 4316 | editorial@buenapraxis.com
Seguinos
BUENA PRAXIS. El Periódico de la Salud © Todos los derechos reservados. web design Triliton