Todo lo que hay que saber sobre la adicción a los opiodes
  
¿Qué son los opioides?
Los opioides son un tipo de medicamento que se usa a menudo para ayudar a aliviar el dolor. Funcionan reduciendo la cantidad de señales de dolor que su cuerpo envía a su cerebro. También cambian la forma en que su cerebro responde al dolor.

Los médicos a menudo recetan opioides para aliviar el dolor de:

  • Muelas y procedimientos odontológicos
  • Lesiones
  • Cirugías
  • Afecciones crónicas tales como el cáncer
.
Algunos medicamentos recetados para la tos también contienen opioides.

Los opioides usualmente son seguros cuando se los usa correctamente. Pero las personas que no siguen las instrucciones de su médico y las que abusan de los opioides pueden volverse adictas. El uso indebido de opioides significa que no sigue las instrucciones de su médico sobre cómo tomar el medicamento. También puede significar que toma la droga de forma ilegal.


¿Qué es la adicción?
La adicción es una enfermedad que afecta su cerebro y su comportamiento. Al principio, usted tiene control sobre su elección para comenzar a usar drogas. Si hace un uso indebido de un medicamento, su efecto placentero eventualmente hace que desee seguir usándolo. Con el tiempo, su cerebro realmente cambia de ciertas maneras para que desarrolle una poderosa necesidad de usar el medicamento.

Entre los medicamentos opioides están:

  • opio
  • codeína
  • fentanilo
  • heroína
  • hidrocodona
  • hidromorfona
  • metadona
  • morfina
  • oxicodona
  • oximorfona
  • paregórico
  • sufentanilo
  • tramadol
.
Síntomas de la adicción a los opioides
El primer paso hacia la recuperación es reconocer que tiene un problema con los opioides. Los signos y síntomas de abuso de sustancias pueden ser físicos, conductuales y psicológicos. Un signo claro de adicción es no poder dejar de consumir la sustancia. Tampoco puede dejar de consumir más de la cantidad recomendada.

Otros signos y síntomas de abuso de opioides incluyen:

  • mala coordinación física
  • somnolencia
  • frecuencia respiratoria superficial o lenta
  • náuseas y vómitos
  • estreñimiento
  • agitación física
  • mala toma de decisiones
  • abandono de responsabilidades
  • trastornos del habla
  • dormir más o menos de lo normal
  • cambios de humor
  • euforia (sentirse acelerado)
  • irritabilidad
  • depresión
  • falta de motivación
  • ataques de ansiedad
.
Síntomas de sobredosis de opioides
Una sobredosis de opioides requiere un inmediato tratamiento médico de emergencia. Si sospecha que alguien ha tomado una sobredosis de opioides, llame inmediatamente al 911.

Los síntomas de una sobredosis incluyen:

  • no responde (no se puede despertar)
  • respiración lenta, errática (irregular) o falta de respiración
  • pulso lento, errático o falta de pulso
  • vómitos
  • pérdida de conciencia (desmayo)
  • pupilas contraídas (pequeñas)

Causas
Las drogas opioides alteran su cerebro creando endorfinas artificiales. Además de bloquear el dolor, estas endorfinas lo hacen sentir bien. El abuso de opioides puede hacer que su cerebro confíe en estas endorfinas artificiales. Una vez que su cerebro hace esto, puede incluso dejar de producir sus propias endorfinas.

Cuanto más tiempo consuma opioides, es más probable que esto suceda. Con el tiempo, también necesitará más opioides debido a la tolerancia a los medicamentos.

¿Qué es la tolerancia a los medicamentos?
La tolerancia a los medicamentos es cuando su cuerpo, con el tiempo, se acostumbra a los efectos de un medicamento. A medida que esto sucede, es posible que deba tomar una dosis más alta del medicamento para obtener el mismo efecto. Cuando toma opioides durante un tiempo, necesita una dosis más alta para obtener el mismo alivio del dolor.

Si deja de usar un opioide durante un período de tiempo, su tolerancia comenzará a desvanecerse. Si necesita comenzar a tomarlo nuevamente, lo más probable es que no necesite su dosis anterior más alta. Eso puede ser demasiado para que el cuerpo asimile. Si deja de tomar un medicamento y luego continúa, hable con su médico acerca de la dosis.

¿Qué es la drogodependencia?
La dependencia a las drogas es cuando cambia la forma en que funciona su cuerpo porque ha tomado un medicamento durante mucho tiempo. Estos cambios hacen que tenga síntomas de abstinencia cuando deja de usar el medicamento.

Los síntomas de abstinencia pueden ser leves o graves, y pueden incluir:

  • sudoración
  • náuseas o vómitos
  • escalofríos
  • diarrea
  • temblores
  • dolor
  • depresión
  • insomnio
  • fatiga
Si ha estado tomando un opioide recetado durante mucho tiempo, trabaje con su médico. Su médico puede ayudarlo a evitar los síntomas de abstinencia, reduciendo gradualmente su dosis con el tiempo hasta que ya no necesite el medicamento.

¿Cuál es la diferencia entre la tolerancia, la dependencia y la adicción a los medicamentos?
La tolerancia y la dependencia a los medicamentos son una parte normal de tomar cualquier medicamento opioide durante mucho tiempo. Puede ser tolerante a un medicamento o dependiente de este y aún no ser adicto.

La adicción, sin embargo, no es normal. Es una enfermedad. Es adicto a un medicamento cuando parece que ni su cuerpo ni su mente pueden funcionar sin él. La adicción le hace buscar obsesivamente la droga, incluso cuando su consumo le causa problemas de comportamiento, de salud o de relaciones.

¿Cómo puedo saber si soy adicto?
Usted podría ser adicto si anhela la droga o si siente que no puede controlar la necesidad de tomarla. También puede ser adicto si continúa usando el medicamento sin el consentimiento de su médico, incluso si el medicamento le está causando problemas. El problema puede estar relacionado con su salud, con el dinero, con el trabajo o la escuela, con la ley o con sus relaciones con familiares o amigos. Sus amigos y familiares pueden estar conscientes de su problema de adicción antes de que usted se dé cuenta. Notan los cambios en su comportamiento.

¿Cómo se diagnostica la adicción a los opioides?
Su médico o un profesional de la salud pueden diagnosticar la adicción a los opioides. El diagnóstico incluirá una evaluación médica. A menudo, también incluye pruebas para trastornos de salud mental.

¿Se puede prevenir o evitar la adicción a los opioides?
Muchas personas pueden usar los opioides de manera segura sin volverse adictos a ellos. Pero su potencial de adicción es alto. Esto es especialmente cierto si los usa para el control del dolor a largo plazo.

En general, es más probable que evite la adicción si puede usar medicamentos opiáceos no más de una semana. La investigación muestra que usarlos por más de un mes puede hacer que dependa de ellos.



Tratamiento de la adicción a los opioides
El tratamiento para la adicción a los opioides es diferente para cada persona. El objetivo principal del tratamiento es ayudarlo a dejar de usar el medicamento. El tratamiento también puede ayudarlo a evitar usarlo nuevamente en el futuro.

Cuando deje de usar opioides, su cuerpo reaccionará. Tendrá una serie de síntomas que pueden incluir náuseas y vómitos, dolor abdominal y ansiedad. Esta reacción se llama abstinencia.

Su médico puede recetarle ciertos medicamentos para ayudar a aliviar sus síntomas de abstinencia cuando deje de usar opioides. También lo ayudarán a controlar su anhelo por consumir. Estos medicamentos incluyen metadona (a menudo utilizada para tratar la adicción a la heroína), buprenorfina y naltrexona.

La metadona y la buprenorfina ayudan a reducir los síntomas de abstinencia dirigiéndose a los mismos centros en el cerebro que atacan los opioides. Únicamente no lo hacen sentir acelerado. Ayudan a restablecer el equilibrio en su cerebro y permiten que se cure. Según los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), puede tomar estos medicamentos de manera segura a largo plazo, incluso de por vida. No debe dejarlos sin antes consultar con su médico.

La naltrexona es otro medicamento que su médico puede recetarle. Este medicamento no lo ayuda a dejar de tomar opioides. Es para ayudarlo a evitar que recaiga. La recaída significa comenzar a tomar opioides nuevamente. Este medicamento es diferente de la metadona y la buprenorfina porque no ayuda con el anhelo o la abstinencia. En cambio, de acuerdo con los NIH, evita que sienta el subidón que normalmente sentiría cuando toma opioides.

La medicina puede ayudar con su adición física a los opioides. Pero también puede necesitar ayuda con su adición mental o emocional a los opioides. Los tratamientos conductuales pueden ayudarlo a aprender cómo manejar la depresión. Estos tratamientos también lo ayudan a evitar los opiáceos, a lidiar con el anhelo y a sanar las relaciones dañadas.

Algunos tratamientos conductuales incluyen asesoramiento individual, asesoramiento grupal o familiar y terapia cognitiva. Pídale una recomendación a su médico.

Vivir con adicción a los opioides
Si cree que es adicto a los opioides, debe saber que hay ayuda para usted. El primer paso para romper con la adicción es darse cuenta de que usted controla su propio comportamiento.

Los siguientes pasos lo ayudarán a combatir su adicción:

Comprometerse a abandonar el hábito. Tome el control de su comportamiento y comprométase a luchar contra sus adicciones.

Obtenga ayuda de su médico. Su médico puede ser su mejor aliado, incluso si está tratando de dejar un medicamento que él mismo le recetó. Es posible que su médico pueda recetarle un medicamento que lo ayude a aliviar su anhelo de la droga adictiva. También puede ser útil hablar con su médico o un consejero acerca de sus problemas y el uso de drogas.

Obtener apoyo. Algunas organizaciones están dedicadas a ayudar a las personas que tienen adicciones. Estas quieren que tenga éxito y le brindarán las herramientas y el apoyo que necesita para abandonar el hábito y seguir adelante con su vida. Pídale también apoyo a familiares y amigos.


Ref: NIH



 
Director, Propietario y Periodístico:
Daniel Márquez Braga. RNPI: 5156854
Sgo. del Estero 2957 (B1640HMI)
Martínez, Buenos Aires.
Tel.: 15 6123 4316 | editorial@buenapraxis.com
Seguinos
BUENA PRAXIS. El Periódico de la Salud © Todos los derechos reservados. web design Triliton