El látex también causa alergia alimentaria
  
El látex contiene numerosos componentes; algunos son proteínas, que son las que pueden dar alergia. Otros, se desprenden y entran en contacto con el cuerpo si se toca directamente el producto. También, esos componentes se liberan y quedan flotando en el aire, y pueden depositarse sobre el cuerpo del alérgico o ser respirados por él.

Las personas que no tienen alergia pero tocaron el látex pueden transportar en su piel o ropas partículas de látex, y transmitírselas al alérgico.

«Algunos alimentos tienen componentes parecidos a los del látex, y se pueden tener reacciones cruzadas», explicó la Dra. Karina López (MP 13.944), Directora del Comité de Alergias Alimentarias y Anafilaxia de la AAAeIC.

Esto quiere decir que la persona con alergia conocida a látex puede empezar a tener síntomas cuando come esos alimentos, y viceversa, que una persona alérgica a esos alimentos puede empezar después con reacciones frente al látex. Los alimentos más frecuentes son banana, castaña, kiwi y palta. Menos frecuentes son: melón, papa, ananá, tomate, maní y los higos.

Algo de historia
Desde 1989 y de acuerdo con las recomendaciones internacionales para evitar el contagio del VIH, se produjo un gran aumento en la utilización de guantes y preservativos de látex, por lo que la alergia al látex se convirtió en una epidemia moderna.

¿Quiénes desarrollan la alergia al látex?
Cualquier persona que tenga contacto con látex puede llegar a desarrollar alergia, pero hay algunas que están en los llamados grupos de riesgo. Como ocurre con otras alergias, la aparición de alergia al látex depende de la predisposición individual a desarrollar alergias y por otra parte depende de la frecuencia, duración e intensidad del contacto con látex.

Debido al tiempo de exposición y a la gran cantidad de productos y dispositivos que lo contienen en el ámbito sanitario, el personal integra los principales grupos en riesgo.

Es un problema médico importante, pero debido a que tiene un período de latencia entre la sensibilización y la aparición de síntomas, no es tan conocido o puede ser minimizado.

Mejor prevenir
El tratamiento preventivo consiste en evitar el contacto directo e indirecto con látex. Existen unas precauciones que se deben extremar cuanto más severa sea la alergia que se padezca. Se deben seguir estas recomendaciones en todas partes: domicilio, escuelas (dando aviso del riesgo), trabajo, clubes deportivos, restaurantes, y especialmente avisar en centros médicos y odontológicos.

Uno de los mayores desafíos es proporcionar atención médica adecuada a los pacientes alérgicos al látex. Significa formar un equipo de salud interdisciplinario integrado por médicos, técnicos, en colaboración con las áreas de compras, dirección y coordinación que diseñen un protocolo y establezcan un fuerte canal de comunicación interna.

En Argentina, la Asociación Argentina de Alergia al Látex le otorgó al Centro Rossi un diploma a la primera institución dentro de la industria del cuidado de la salud en crear una sede segura sin látex.

«Hicimos un relevamiento de todos los productos a nivel médico y administrativo para determinar cuáles contenían látex y podrían ser sustituídos», explicó la Dra. Leonela Lepore (MN 143150), médica especialista en diagnóstico por imágenes.«Por último, trabajamos con proveedores tanto nacionales como internacionales para reemplazarlos», resume la médica.

Igual que el resto de las alergias, puede aumentar o mantenerse estable, o disminuir e incluso desaparecer. Entre otros factores, esto depende del nivel de alergia que padezca el paciente: cuanto más alto sea el nivel, más difícil será que desaparezca o tardará más tiempo.


Ref: ConBienestar
 
Director, Propietario y Periodístico:
Daniel Márquez Braga. RNPI: 5156854
Sgo. del Estero 2957 (B1640HMI)
Martínez, Buenos Aires.
Tel.: 15 6123 4316 | editorial@buenapraxis.com
Seguinos
BUENA PRAXIS. El Periódico de la Salud © Todos los derechos reservados. web design Triliton