¿Es posible vivir sin celular? Cómo controlar la adicción a la tecnología
  
En la realidad que vivimos hoy, cada vez se pueden cubrir más tareas de la vida cotidiana con los teléfonos inteligentes o dispositivos tecnológicos. La permanente conexión a estos puede causar trastornos de ansiedad y ser nocivos para la salud y el bienestar de las personas. Especialistas de DIM Centros de Salud brindan algunos consejos para evitar la adicción al celular.

Entre 60 y 70% de las personas de entre 18 y 30 años tienen algún síntoma de nomofobia, por eso es tan importante desde la niñez empezar a limitar el uso de los dispositivos. Especialistas de DIM Centros de Salud advierten que los trastornos de ese tipo son cada vez más altos y se recomienda no suministrar un dispositivo celular a los chicos entre los 11 o 12 años.

En caso de tenerlo, que solamente tengan wi-fi, sin línea telefónica o limitar su uso en determinadas horas. La Dra. Mariana García (MN 111.332 / MP 332558), médica psiquiatra de DIM Centros de Salud, nos brinda algunas claves para controlar este nuevo trastorno de ansiedad.

Los celulares y dispositivos tecnológicos se han convertido en una parte omnipresente de la vida de las personas. No solo sirven como una forma de comunicarse, sino que también actúan como una herramienta de red social, organizador personal, herramienta de compras en línea, calendario, despertador y banco móvil.

Si bien son beneficiosos y útiles en varios aspectos, algunos especialistas sugieren que la dependencia excesiva de los dispositivos digitales puede ser una forma de adicción o nomofobia, que pueden causar trastornos de ansiedad si no se controla a tiempo.

¿Qué es la nomofobia?
La Dra. García, explica que «es el miedo irracional a permanecer durante un intervalo de tiempo prolongado sin el teléfono móvil encima o accesible, bien sea porque no lo tenga conmigo, me haya quedado sin batería o que no tenga conexión a internet en el sitio en el que estoy».

Se le puede considerar una nueva tecnopatía, es decir, todas aquellas patologías de índole psicológico - psiquiátrico que se desencadenan a través del uso de la tecnología. «Hoy en día ha aumentado mucho la preocupación en relación a esta nomofobia, está relacionada tanto con las fobias, es decir, trastornos de ansiedad por sus características clínicas y también la podemos incluir dentro de las fobias de comportamientos, si se desarrollan de manera compulsiva».

La especialista de DIM Centros de Salud indica que se le puede considerar una fobia cuando el individuo siente miedo intenso o temor a quedarse desconectados de la vida virtual, sin contactos sociales que sostiene a través del teléfono y experimenta sintomatología ansiosa. Puede, incluso, sentir dolor de cabeza, dolor de estómago, taquicardia y falta de aire. «Muchas veces reconocemos estos síntomas en los episodios de pánico. Además del miedo intenso que lo lleva a estar permanentemente chequeando si lo lleva en la cartera o en la mano, si ha olvidado el teléfono o no lo tiene disponible. Esto lo pensamos como un trastorno de ansiedad».

La Dra. García indica que se podría llegar a un trastorno de conducta, ya que al estar permanentemente conectado al teléfono, se podría perder el control y la conducta podría tornarse en compulsiva. «Este tipo de conducta empieza a tener interferencia en el desempeño de la vida cotidiana como las relaciones interpersonales, el rendimiento académico y el rendimiento laboral. Adicionalmente, aparece la dependencia, ya que aparecen características fundamentales: la tolerancia, es decir, conexión permanente con el teléfono, estar chequeando si hay mensajes; la abstinencia, síntomas de ansiedad cuando no se puede usar la tecnología, entonces hablamos de dependencia. Las personas con esta adicción generalmente tienen una marcada tendencia ansiosa, baja autoestima, dificultad para sostener relaciones interpersonales de carne y hueso, los vínculos se establecen a través de lo virtual».

¿Cómo controlar la adicción al celular y evitar llegar a la nomofobia?
⚫ Limitar el uso del celular o dispositivos tecnológicos en los niños. Establezca horarios especiales, tal vez durante 2 horas después de la escuela. Evita el uso de teléfonos inteligentes en determinadas habitaciones como la cocina, el dormitorio o el comedor.

⚫ Hacer ejercicio mental del por qué se tiene este 'culto' de la tecnología. Puede ser muy fácil usar su teléfono para evitar el contacto cara a cara con otras personas. Concéntrese en interactuar personalmente con los demás todos los días.

⚫ Configurar el celular para que no esté permanentemente sonando, ajusta las notificaciones de mensajes, correos y aplicaciones.

⚫ Hacer una separación física. Establezca reglas para el uso de su dispositivo personal. Esto podría significar evitar su dispositivo móvil en ciertos momentos del día, como durante las comidas o antes de acostarse. Empiece por hacer pequeñas cosas, como dejar su teléfono en otra habitación durante las comidas o cuando esté realizando otra actividad.

⚫ Apagar el celular durante la noche para evitar trastornos de sueño.

⚫ Si descubre que está usando su celular en exceso por aburrimiento, intente buscar otras actividades que lo distraigan de su dispositivo. Intente leer un libro, salir a caminar, practicar un deporte o participar en un pasatiempo que disfrute.

En caso de que el problema se torne serio debe acudir a un especialista para un tratamiento adecuado.
 
Director, Propietario y Periodístico:
Daniel Márquez Braga. RNPI: 5156854
Sgo. del Estero 2957 (B1640HMI)
Martínez, Buenos Aires.
Tel.: 15 6123 4316 | editorial@buenapraxis.com
Seguinos
BUENA PRAXIS. El Periódico de la Salud © Todos los derechos reservados. web design Triliton