Linfoma no-Hodgkin: Uno de los cánceres más diagnosticados en Argentina
  
Este tipo de cáncer se caracteriza por desarrollarse en la sangre y se manifiesta en órganos del sistema linfático. En el mundo, cada 90 segundos se diagnostica a una persona con linfoma no-Hodgkin (LNH), la forma más frecuente, que produce 200 mil muertes al año.
El 15 de septiembre se conmemora, como cada año, el Día Mundial de Concientización sobre el Linfoma y la Dra. Ester Rosenfeld (MN 55749 // MP 36024), Hematóloga de DIM Centros de Salud explica las características de esta enfermedad que se encuentra entre los 15 tipos de cánceres más frecuentes del país. La detección precoz de esta enfermedad es fundamental para poder llegar rápidamente al diagnóstico y al tipo de cáncer. De hecho, los linfomas en general y salvo excepciones, son entidades que al ser tratadas pueden entrar en remisión y permitir una larga sobrevida por años.

¿Qué es el linfoma?:
«Los linfomas son entidades oncológicas cuyo origen está en la proliferación atípica de los linfocitos. Su origen puede estar a nivel de los linfocitos de los ganglios linfáticos o bien puede tener su origen en los linfocitos de otros órganos como timo bazo, tracto gastrointestinal, anillo de Waldeyer, piel, pulmón o cerebro» aseguró la especialista.

¿Qué lo provoca?:
Según indicó la Dra. Rosenfeld: «sobre los factores predisponentes poco se sabe, solo el antecedente de contacto con agroquímicos figura y en algunos casos se ha visto predisposición familiar a padecer algún tipo de linfoma en especial, pero no existe demostración científica que lo avale».

Síntomas de la enfermedad:
«Pueden presentar fiebre, sudoración nocturna y /o pérdida de peso y éstos son considerados factores de mal pronóstico», aseguró la doctora. A su vez, también cuando se presentan con masas muy voluminosas, esto también es considerado de mal pronóstico para obtener una remisión de la enfermedad.

Tipos:
Los linfomas se pueden clasificar según el fenotipo de su célula de origen: existen los linfomas T, los linfomas B, los linfomas NK, y los linfomas de Hodgkin. Además, los tres primeros se pueden presentar con el predominio de estirpes inmaduras o maduras.

¿Qué estudios deben realizarse?:
La Dra. Ester Rosenfeld sostuvo que «en su estadificación se utilizan tomografía computada, Pet Tc, laboratorio completo que incluya marcadores virales y marcadores oncológicos como B2 microglobulina, LDH, eritrosedimentación, biopsia de médula ósea. Para el diagnóstico específico debe hacerse la biopsia del órgano comprometido, generalmente son los ganglios o la masa que se presente como tumoral (en órgano sólido)».

Además, según expresó la hematóloga, «en el taco de biopsia se evalúa a través de tinciones especiales el tipo de celularidad presente y luego se procede a realizar inmunohistoquímica que define el fenotipo celular predominante y define de qué linfoma se trata».

Tratamiento:
Se utilizan distintos tipos de drogas quimioterápicas, también drogas inmunomoduladoras y medicamentos biológicos, que son anticuerpos monoclonales que están dirigidos específicamente contra un marcador de membrana celular y, otras veces, contra enzimas que participan en determinados lugares del ciclo de las células.

«También se incluye para algunos linfomas la posibilidad de realizar trasplante de médula ósea con células stem cells autólogas y en muy pocos casos también puede recurrirse al trasplante alogénico de médula ósea», concluyó la profesional.
 
Director, Propietario y Periodístico:
Daniel Márquez Braga. RNPI: 5156854
Sgo. del Estero 2957 (B1640HMI)
Martínez, Buenos Aires.
Tel.: 15 6123 4316 | editorial@buenapraxis.com
Seguinos
BUENA PRAXIS. El Periódico de la Salud © Todos los derechos reservados. web design Triliton