Cuidar el corazón, una tarea de todos los días
  
El 29 de septiembre es el Día Mundial del Corazón. La efeméride nos invita a poner en práctica hábitos saludables para mantener sano este órgano fundamental para la vida.

A nivel mundial, las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la primera causa de muerte. Más de 18,6 millones mueren cada año y de estas muertes, el 85% se debe a enfermedades coronarias (ej. infarto agudo de miocardio) y enfermedades cerebrovasculares (ej. accidentes cerebrovasculares). Partiendo de la base de que son múltiples los factores que producen este tipo de enfermedades, resulta importante pensar cómo estamos cuidando la salud de este órgano vital.

Las ECV afectan el corazón o los vasos sanguíneos (venas y arterias); y el tabaquismo, la diabetes, la hipertensión arterial, la obesidad son los principales factores que tienen consecuencias directas.
Entre las recomendaciones para mantener el corazón sano se encuentran llevar una alimentación equilibrada, sin exceso de sal ni grasas. De todas formas, hay que recordar que hay grasas beneficiosas para la salud, como las que aportan el aceite de oliva, los frutos secos y las semillas, que poseen ácidos grasos esenciales (Omega3 y 6) que el cuerpo no puede fabricar; y vitamina E (un antioxidante que previene el envejecimiento de las células).

Dentro de un plan de alimentación saludable, es recomendable reducir el consumo de bebidas azucaradas y optar por el agua o las bebidas sin azúcar, comer 5 porciones de fruta y vegetales al día, limitar el consumo de alimentos procesados y envasados ya que suelen tener un alto contenidos en sal, azúcar y grasa; y mantener el consumo de alcohol dentro de los límites recomendados. Todo eso ayuda a reducir el riesgo de sobrepeso, otra recomendación para cuidar el corazón.

También es fundamental no fumar. Este punto es muy importante porque, a modo de ejemplo, los hombres que fuman alrededor de un cigarrillo por día tienen un incremento de riesgo de infarto del 48% y un aumento de riesgo de ACV del 25% en comparación con los no fumadores. Además, si deja de fumar, el riesgo de enfermedad coronaria se reduce a la mitad en un año y volverá a un nivel normal con el tiempo.

Asimismo, para cuidar la salud del corazón se debe controlar con frecuencia la presión arterial, los niveles de colesterol y la glucosa en sangre -conociendo de antemano los números propios-, tomar la medicación prescrita por el médico si se tiene un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca o un accidente cerebrovascular y realizar actividad física.

Hacer 30 minutos de ejercicio 5 veces por semana ó 1 vez a la semana 75 minutos de actividad física de alta intensidad (según la salud integral de cada persona y la recomendación de su médico de cabecera) reduce en un 40% la muerte temprana.

La actividad física también puede implementarse con pequeñas acciones diarias como usar las escaleras en lugar del ascensor o bajarse del colectivo algunas paradas antes y caminar hasta el destino.
El ejercicio, además de mejorar la salud del corazón, es una excelente manera de aliviar el estrés y controlar el peso, ambos factores de riesgo de enfermedad cardiovascular. ¡A moverse!


Autora: Dra. Paola Caro, Directora médica de vittal
 
Director, Propietario y Periodístico:
Daniel Márquez Braga. RNPI: 5156854
Sgo. del Estero 2957 (B1640HMI)
Martínez, Buenos Aires.
Tel.: 15 6123 4316 | editorial@buenapraxis.com
Seguinos
BUENA PRAXIS. El Periódico de la Salud © Todos los derechos reservados. web design Triliton