¿Cuántas veces nos podemos infectar con el coronavirus?
  
Más de 404 millones de casos se han infectado con el virus respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2), con 5,8 millones de muertes confirmadas hasta febrero de 2022. Sudáfrica ha experimentado cuatro oleadas de transmisión de SARS-CoV-2, con la segunda, tercera y cuarta ondas están impulsadas por las variantes Beta, Delta y Ómicron, respectivamente. Una pregunta clave con la aparición de nuevas variantes es hasta qué punto pueden reinfectar a quienes han tenido una infección natural previa.

El problema central es que el coronavirus se ha vuelto más hábil para reinfectar a las personas. Los infectados con la primera variante de Ómicron ya están reportando segundas infecciones con las versiones más nuevas de la variante: BA.2 o BA2.12.1 en EE.UU., o BA.4 y BA.5 en Sudáfrica.

Esas personas pueden tener una tercera o cuarta infección, incluso dentro de este año. Y una pequeña fracción puede tener síntomas que persisten durante meses o años, una condición conocida como Covid prolongado.

«Me parece probable que ese será el patrón a largo plazo», aseguró Juliet Pulliam, de la Universidad de Stellenbosch (Sudáfrica), en un trabajo publicado en la revista Science.

Los investigadores desarrollaron dos enfoques para monitorizar los datos de vigilancia epidemiológica con el objetivo determinar si el riesgo de reinfección por SARS-CoV-2 ha cambiado a lo largo del tiempo en Sudáfrica en el contexto de la aparición de Beta (B.1.351), Delta (B.1.617.2), y Ómicron (B.1.1.529).

«Consideramos que las personas que tenían pruebas positivas secuenciales con al menos 90 días de diferencia tenían sospechas de reinfecciones», explicaron.

En total, identificaron un total de 105.323 reinfecciones sospechosas entre casi tres millones de personas con SARS-CoV-2 confirmado.

Según escriben en Science, la evidencia a nivel de población sugiere que la variante Ómicron está asociada con una marcada capacidad para evadir la inmunidad de una infección previa. Sin embargo, no hay evidencia epidemiológica en toda la población de escape inmunológico asociado con las variantes Beta o Delta.

«Este hallazgo tiene implicaciones importantes para la planificación de la salud pública, particularmente en países como Sudáfrica con altas tasas de inmunidad por infección previa».

Si la reinfección resulta ser la norma, los expertos auguran que el coronavirus no va a ser simplemente una cosa de una vez al año durante el invierno.

En el estudio se describe que el número de reinfecciones con variantes anteriores, incluida Delta, fue relativamente poco frecuente. Pero en septiembre, pareció acelerarse y fue notablemente elevado en noviembre, cuando se identificó la variante Ómicron.

Según este trabajo, una infección con Ómicron produce una respuesta inmunitaria más débil, que parece disminuir rápidamente, en comparación con infecciones con variantes anteriores. Aunque las versiones más nuevas de la variante están estrechamente relacionadas, varían lo suficiente desde una perspectiva inmunológica que la infección con una no deja mucha protección contra las otras, y ciertamente no después de 3 o 4 meses.

Aun así, la buena noticia es que la mayoría de las personas que se reinfectan con nuevas versiones de Ómicron no enfermarán gravemente. Al menos por el momento, el virus no ha encontrado una forma de eludir por completo el sistema inmunológico.

«El virus va a seguir evolucionando. Y probablemente habrá muchas personas que contraigan muchas, muchas reinfecciones a lo largo de sus vidas», señaló Pulliam a The New York Times.


Ref: ABC
 
Director, Propietario y Periodístico:
Daniel Márquez Braga. RNPI: 5156854
Sgo. del Estero 2957 (B1640HMI)
Martínez, Buenos Aires.
Tel.: 15 6123 4316
Seguinos
BUENA PRAXIS. El Periódico de la Salud © Todos los derechos reservados. web design Triliton